Las ventosas

 

En la medicina tradicional china, las ventosas se aplican en lugares específicos correspondientes a los puntos de acupuntura elegidos en función de la obstrucción: esto significa que la energía fundamental ya no circula o lo hace mal.

 

En la piel aceitada, la ventosa se posiciona inmediatamente y se mantiene en su lugar mediante succión.

 

En primer lugar, el fenómeno actúa sobre la limpieza de la piel mediante la aspiración de impurezas y toxinas que bloquean los poros. Siendo uno de los órganos emunctories de nuestro cuerpo, la ventosa ayuda en su función estimulando la circulación y la eliminación.

Luego, siguiendo los nudos físicos y energéticos y desenrollándolos, las ventosas liberan las tensiones profundas, fortalecen el sistema inmunológico y devuelven al órgano una mayor oxigenación y circulación nutritiva.


Esta aspiración crea una coloración en la piel pero todo esto permanece sin peligro y transitoria que puede durar desde unos pocos segundos, minutos, horas hasta unos pocos días.

 

Intereses terapéuticos :


La ventosa china restablece la circulación sanguínea y, en consecuencia, la energía Qi. Se utilizan no sólo para las dolencias respiratorias y el dolor de espalda, sino también para problemas de piel, tensión muscular profunda, migrañas, dolores de cabeza, tendinitis, esguinces, calambres y estreñimiento.

 

 

 

El uso de ventosas ha sido una parte integral de la Medicina Tradicional China (MTC) durante más de 5000 años y proporciona una optimización real en el drenaje de tejidos.

Ofrece un cuidado moderno con ventosas de "nueva generación".

 


 

El buen método antiguo de ventosas practicado por las abuelas, está de moda para reducir el dolor pero también la celulitis...

Practicada desde hace miles de años en todos los continentes y, en particular, en China, esta medicina ha sido "injustamente olvidada en la era de la medicina química, las sulfonamidas y los antibióticos, y necesitaba ser actualizada para la práctica de nuestra medicina contemporánea".

Las ventosas se utilizaron hasta el siglo XX y desaparecieron en Europa Occidental cuando todavía se practicaban en Asia.

¿Cómo funciona el sistema?

Existen dos técnicas: ventosas calientes, el 90% de la práctica y ventosas frías.

Para el primero (caliente), el vacío interior se hace con la ayuda de una llama y luego la ventosa se coloca en un lugar preciso del cuerpo en relación a la patología a tratar.

El segundo (por succión) se practica con un sistema de campana y bomba que permite una mayor aplicación terapéutica.
 

¿Cuál es el mecanismo?

Si uno compara el tráfico de meridianos con el de una carretera, los atascos en la carretera representan bloqueos corporales.

"Las ventosas se colocan en los puntos de "corcho" para descongestionar. Una migraña es una congestión, como una artrosis, un lumbago.

Cuando el acupunturista no puede pinchar, la ventosa es el primer gesto de intención que aliviará al paciente y luego permitirá el cuidado en la comodidad del cliente.

El resultado puede ser, a veces, casi inmediato. Sin ninguna nocividad.

 

¿Para qué patologías?

Si sabemos aquí las ventosas principalmente en las enfermedades respiratorias (mi abuela entre otros puso las ventosas en casos de bronquitis), tienen otras indicaciones importantes:

  1. analgésicos para el dolor,

  2. en medicina china,

  3. mecánica y circulatoria por fenómeno descongestivo de un órgano.

 

En todas las patologías dolorosas, dependiendo de dónde se coloque la ventosa, el mecanismo que se activa es diferente.

 

En patología articular, reumática, lumbo ciática, gonartrosis, periartritis del hombro, esguince, tendinitis, ventosas tienen una indicación fabulosa.

Pero también en patologías funcionales, digestivas y ginecológicas viscerales (dolor menstrual, menopausia).

  1. Migrañas.

  2. Patologías ORL.

  3. E incluso en dermatología: psoriasis, acné, eczema, alergias...

En los deportistas de alto nivel, la ventousoterapia puede aportar "una acción antifatiga, antiestrés y beneficiosa para la circulación venolímpica, que refuerza el sistema inmunitario".

Y si no, finalmente: ¿duele?

 

Más bien no. Los verdaderos profesionales del sector tienen tacto y conocimiento. No se vence al mal con el mal. Sensible, posible, pero no doloroso, nunca! Es contraproducente, el cuerpo se pondrá en una posición de resistencia y no de curación, de homeostasis.

© 2018 par Fabrice Durand.

  • b-facebook